el libro | el autor
   
   Capítulos
  1. La Comunicación Persuasiva y las Guerras de Comunicación
  2. El Candidato y sus Mensajes
  3. Habla el Jefe
  4. El Kit de Comunicación del Profesional
  5. La Comunicación del Estratega
  6. Las Respuestas del Líder

 

 

 

conflicto.net

 

 

 

 

 

   

Test de habilidades en comunicación persuasiva
El caso del Genial Buenaventura Solís

Corría el año 1990 cuando un día de verano en el trayecto Palma de Mallorca - Mahón se producía un hecho curioso. En el vuelo de las 7:30 constaba un pasajero llamado, pongamos por caso, Buenaventura Solís. En el siguiente vuelo también figuraba, y también en el siguiente, y así hasta siete veces de modo que se cubrían prácticamente todos los vuelos de la mañana. ¿Qué estaba sucediendo?

Buenaventura Solís trabajaba en el servicio de carga de maletas de una compañía aérea y tenía descuentos para todo tipo de vuelos. Tanto en vuelos nacionales como internacionales no pagaba más del 10% del precio de venta del billete. Como pueden suponer, invertía todos sus días de vacaciones en viajar y, en cosa de dos años, se había recorrido medio mundo.

Pero, además, Buenaventura era generoso con sus amigos. En aquel tiempo no se comprobaba la documentación en los embarques aéreos. No hacía falta tratar a unos padres de familia acompañados de sus hijos como si fueran militantes de la yihad islámica. En definitiva, que era un mundo más seguro. Pues bien, esta seguridad (y comodidad) es la que aprovechaba la familia de Buenaventura, sus amigos, diversos allegados y otra gente de confianza para viajar con billetes expedidos a su nombre.

En unos de sus ataques de generosidad, Buenaventura embarcó a seis amigos en un viaje a Menorca y no tuvieron problemas para despegar todos hacia la isla. El aeropuerto de Palma es todavía hoy un de los de mayor tráfico aéreo de Europa durante la temporada estival. Sin embargo, el problema se produjo a la vuelta, porque Menorca no era una isla especialmente turística y el aeropuerto de Mahón era entonces poco más que una sala de espera y una pista (con pocos vuelos al exterior quitado del enlace diario con Mallorca). El embarque se realizaba sólo desde dos ventanillas, atendido por dos personas. Claro está, cuando le llegó el turno al "tercer" Buenaventura (los dos primeros ya habían embarcado) el personal del aeropuerto se dio cuenta de que pasaba algo raro.

Ustedes tienen que imaginarse a cinco excursionistas, con sus mochilas, no demasiado aseados, en el centro de una terminal de aeropuerto prácticamente vacía, observados por personal de seguridad del aeropuerto y por otros empleados, que se comunicaban entre ellos por emisores de radiofrecuencia mientras los miraban con desconfianza. En fin, como el general Custer rodeado de indios. Por añadidura, la hermana menor de Buenaventura y su novio (¡el futuro cuñado!) estaban entre los excursionistas en espera de viajar.

Se produjo el momento fatal de tomar una decisión, puesto que por megafonía se requirió al señor Buenaventura Solís para que pasase por la ventanilla de embarque de forma inmediata. Ahora es el momento en que le dejamos a usted que piense qué habría hecho, teniendo en cuenta, por ejemplo, que la falsificación de documentos está penada y que la estafa también. Es improbable que la cosa pasara más allá de una multa, pero ahora mismo hay personas en nuestro país con antecedentes penales por importes inferiores a cien mil pesetas (600 euros).

¿Qué hubiera hecho usted en el lugar del Genial Buenaventura Solís?

En el capítulo uno del libro tiene usted la respuesta comentada. Exponga el caso entre sus amistades y averigüe las capacidades persuasivas de cada una de ellas.

(Extraído de Comunicación persuasiva para directivos, directores y dirigentes)

 

© Copyright 2005.
T odos los derechos reservados.