el libro | el autor
   
   Capítulos
  1. La Comunicación Persuasiva y las Guerras de Comunicación
  2. El Candidato y sus Mensajes
  3. Habla el Jefe
  4. El Kit de Comunicación del Profesional
  5. La Comunicación del Estratega
  6. Las Respuestas del Líder

 

 

 

conflicto.net

 

 

 

 

 

   

Capítulo 2
El Candidato y sus Mensajes.

Sinopsis de este capítulo

El candidato es aquella persona que pide poco a muchos. Es decir, no les pide grandes sacrificios (como ir a la guerra) sino algo menos laborioso: que le voten. Su mérito consiste en conseguir que lo haga mucha gente.
En este capítulo veremos las técnicas comunicativas que usa y que se derivan del hecho que compite con otros candidatos en un entorno saturado de noticias (cada día hay un tema nuevo que desplaza al del día anterior). Tales reglas provienen de la retórica, de la estrategia, de los usos en los medios de comunicación o de la costumbre política.
Se trata, además, la finalidad del humor en las intervenciones y se lo distingue de la comicidad.


Indice del Capítulo



Documentación añadida

Expediente del hundimiento del techo de la escuela de Ohanes (1734)

Siendo éste un capítulo dedicado a la comunicación de los políticos, y coincidiendo con el año del hundimiento de diversas viviendas del Barrio del Carmel (Barcelona), el único texto que puede añadirse cómo documentación es esta joya documental (a pesar de la tragedia del hecho en sí) que data de 1734 y nos ilustra sobre la gestión política y la comunicación en un caso de hundimiento de un centro escolar que acabó con un maestro y quince escolares muertos.

"Acuso recibo a su oficio de 29 de Noviembre del pasado año y me parece excesiva tanta machaconería en el asunto de la viga. Sepa el señor Maestro, que si no le conviene la Escuela puede pillar el camino e irse a otro sitio que aquí para lo que enseña, falta no hace. ¿qué le importan a estas gentes, ni a nadie ¿dónde está Marte?, ni las vueltas que da la luna, ni que cuatro por seis son veintisiete, ni que Miguel de Cervantes descubrió las Américas? Para coger un mancaje, basta y sobra con tener fuerzas para ello. No obstante, como soy amante de la curtura y no quiero que digan que he ablao al maestro y no le trato como se debe, nombraré una comisión que informe sobre el asunto de la viga y si resulta que usted me ha engañado sa caído.” [leer expediente completo...]



El candidato y la sociedad desmemoriada

En este capítulo se explican las técnicas que puede usar usted y que se basan en la poca memoria que tiene nuestro sistema social.

Catalunya es el único país del mundo donde un rector de universidad, Carlos Solá, que haya defendido por escrito, en reiteradas ocasiones, el derecho a plagiar trabajos para acceder a una plaza de profesor universitario, cuando se meta a político (por Esquerra Republicana de Catalunya) le nombren Conseller de Universidades y la Sociedad de la Información.

Pero si esto no es poco asombroso, lean qué ofrece un exministro de Medio Ambiente cuando luego de dejar el cargo se presenta a Presidente Autonómico:

“Matas, según se ha comprometido en su programa, eliminará la polémica ecotasa, construirá autopistas, desaladoras, y abrirá la puerta a nuevos campos de golf y a más puertos deportivos” (A. Manresa, en El País, 27/5/2003)

¿No tenían a otra persona en Esquerra Republicana para esta cartera que a un “manchado” como Solá? ¿No había otra cartera para un político balear como Matas, a los que se asocia tradicionalmente con la urbanización excesiva de los paraísos naturales, que la de Medio Ambiente?



Humor y comicidad en Hitler y Churchill

En el apartado siete de este capítulo se exponen las formas en que los candidatos deben usar, bien el humor bien la comicidad, en sus intervenciones. De la entrevista a Andrew Roberts (El País, 14/5/2003) vemos que existen semejanzas estratégicas en Hitler y Churchill pero que, en cambio, les distingue su sentido del humor y la capacidad de reírse de sí mismos:

“Ambos eran autoritarios, pero lo que hizo a uno dictador sangriento y al otro no, eran rasgos de su temperamento. "Churchill fue durisimo, pero no cruel. Y tenía un gran sentido del humor y capacidad de reírse de sí mismo, algo que es dificil imagínar en Hitler, Franco o Mussolini". También las diferencias de visión y el carácter fueron cruciales al final. "Churchill aprendió de los errores, escuchó siempre a sus colaboradores y mantuvo una visión global. Hitler se perdió en los pequeños detalles y nunca admitió sus equivocaciones, como la invasión de laURSS". (Andrew Roberts entrevistado por Ruiz Mantilla).

 


© Copyright 2005.
T odos los derechos reservados.